miércoles, 8 de agosto de 2007

La música en El western…

.


En la literatura sus temas se dividen en lo que conocemos como “géneros literarios”, los que a su vez se subdividen en ficción, novela y otras subdivisiones que les dejaremos a los amantes de la literatura.
Es justamente en la novela y sus subdivisiones en que encontramos el principal material que fue utilizado para argumentar la trama de las primeras obras cinematográficas.
Sin embargo uno de los géneros que podemos decir que nació con el cine fue el Western.
El western es un género que encontramos en el contexto del cine clásico estadounidense y es tan antiguo como el cine mismo.
Las clásicas películas del oeste, de “vaqueros” o “pistoleros” como le llamamos en Latinoamérica.
Bastaba que un film tuviera una ambientación de su acción en las praderas o campos norteamericanos del siglo XIX, para que este fuera clasificado como “western” (de west=oeste), sin importar el orden de los ingredientes infaltables para que la trama cautivara a los espectadores, como eran los bastos territorios indómitos, los ataques de indios, los bandidos, el sherif, mexicanos, chinos, pueblos sin ley, trenes a vapor, caballos, carretas, granjeros, colonos, caballería del ejército estadounidense, pistolas, carabinas, salón de un bar, etc.
El género western tuvo una fuerte demanda en los inicios del cine, pero como género decayó al grado de que las producciones eran realizadas con un bajo presupuesto, por lo que la calidad de las mismas no era la mejor.
Fue así que entre los años 40 y los años 60 el género western tuvo su época de oro, con filmes que marcaron historia: La diligencia (1939), Río Rojo (1948), Flecha Rota (1950), Duelo de Titanes (1957), Río Bravo (1958), El Séptimo de Caballería (1956), Centauros del desierto (1957), Río Grande (1960), Estación Comanche (1960), Los siete Magníficos (1960).
Es también entre estos años en que destacan grandes actores cuyas imágenes de vaqueros nos quedarán por siempre en nuestra retina (John Wayne, Henry Fonda, Burt Lancaster, Randolph Scout, Kirk Douglas, Richard Widmark y tantos más).
Los directores de cine que mayores éxitos obtendría en este género son, entre otros, John Ford, Howard Hawks, Samuel Fuller y John Sturges.
Sin embargo en todos estos films la música no tendría tanta relevancia o, por lo menos, no se “grabaría a fuego” en los espectadores como lo haría la música de un género de western que entraría con gran fuerza a principios de los años 60.
Sergio Leone, cineasta italiano, realizaría tres films que marcarían la historia del cine, haciendo nacer un nuevo género. El spaghetti western o western italiano.
Los films Por un puñado de dólares (1964), La muerte tenía un precio (1965) y El bueno, el feo y el malo (1966), perfilaron el modelo del spaghetti western.
Lo curioso de los western italianos es que estos films no fueron rodados en Italia, sino que en España, en Almería. Es muy famoso el desierto de Tabernas, debido a que allí se rodaron varias grandes películas de este subgénero.
Las tres películas de Leone giran en torno del personaje interpretado por su actor fetiche, Clint Eastwood, algunas veces conocido como Blondie (Rubio), o Manco, pero, en general, carente de nombre. Con él se dibuja el prototipo de hombre sin nombre: la misma ropa, el mismo sombrero, el mismo semblante.
En la trilogía Leone cuida que las películas generen el mismo ambiente: diálogos breves, además de escenas particularmente largas y musicadas que terminan en un emocionante clímax.
Pero el verdadero ingrediente que marcará el western italiano es el sello que pondría el músico Ennio Morricone, con la creación de un tipo de música que marcará no solo las películas de leone, sino que la música de toda la secuela de films llamados spaghetti western.
A continuación un video del genio Ennio Morricone en la dirección orquestal, con algunos pasajes de la película "El Bueno, el malo y el Feo":