lunes, 27 de agosto de 2007

Bonanza


En la década del 60 la televisión entraba poco a poco en los hogares. La TV, en Chile, recién se había iniciado en 1957 y, como ocurre en todo país donde las cosas que pasan se centran en la capital, Santiago era el lugar en que la televisión era una realidad. Los hogares acomodados contaban con inmensos aparatos de televisión que, para moverlos de lugar, era necesario hacerlo entre dos o tres adultos.
Debido a la escasez de aparatos de televisión y el corto alcance de las emisiones, poseer un receptor era sólo un "lujo" de algunos. Sin embargo con la realización de la Copa Mundial de Fútbol de 1962 realizada en nuestro país, se masificó el número de televisores, permitiendo que poco a poco las personas fueran interesándose en tener una "Tele" en casa.
Quienes éramos niños en esos años disfrutábamos de varias series de televisión (en blanco y negro) que marcaron historia.
En mi caso mi familia no tenía los medios para adquirir un aparato de TV, por lo que para disfrutar de algún programa visitábamos a una tía que tenía un televisor Phillips (tan grande como un mueble grande) para ver diversas series de televisión.
La serie favorita de esos años (1967 o 1968) era la que contaba la historia de una acomodada familia del oeste norteamericano de fines del siglo XIX. Ellos vivían en Virginia City y tenían un enorme rancho que se llamaba "La Ponderosa". Los Cartwright, eran una familia de tres hijos que vivían con su padre (viudo tres veces y cada hijo de diferente esposa). Estos hijos eran Adam (Pernell Roberts), Hoss (Dan Blocker) y Joe (Michael Landon). El padre era interpretado por Lorne Greene como Ben Cartwright.
La serie, como muchos ya adivinaron, se llamaba BONANZA y tenía una atractiva presentación musical, la que deseo sacar del baúl de los recuerdos y entregárselas con cariño a todos ustedes.




Cabe destacar que, históricamente, Bonanza es la 2º serie de TV del tipo western más visto de todos los tiempos, después de La Ley del Revolver.

Para quienes nunca vieron Bonanza ojalá disfruten del video y su música.



José Córdova